Cómo bajar el pH de una piscina

Pasar un rato en la piscina debería ser un momento reconfortante que te sirviera para desconectar y cargar las pilas de nuevo. Por eso, llegada esta breve pausa tras un día ajetreado o antes de afrontar una dura jornada laboral, lo ideal es no tener que atender ninguna otra cuestión más allá de centrarte en ti mismo. El primer paso para conseguirlo es tener la piscina a punto, con todo lo que ello conlleva. El desajuste de algún elemento supondrá que ese día deberás privarte de tu tiempo de disfrute para continuar con tus obligaciones. Uno de los parámetros más importantes y que más variaciones sufre es el pH del agua de la piscina.

El potencial de hidrógeno (pH) es una unidad de medida que indica cuál es el grado de acidez de una piscina. Se expresa con un valor numérico que revela la concentración de iones de hidrógeno que hay en la disolución. El nivel de este parámetro debe situarse entre el 7’4 y el 7’6 en una escala de 0 a 14. 

Por consiguiente, cuando el agua se encuentra en 7 es neutra, cuando se sitúa por debajo es ácida y cuando lo supera es básica o alcalina.

Cómo bajar el pH de una piscina

Pasar un rato en la piscina debería ser un momento reconfortante que te sirviera para desconectar y cargar las pilas de nuevo. Por eso, llegada esta breve pausa tras un día ajetreado o antes de afrontar una dura jornada laboral, lo ideal es no tener que atender ninguna otra cuestión más allá de centrarte en ti mismo. El primer paso para conseguirlo es tener la piscina a punto, con todo lo que ello conlleva. El desajuste de algún elemento supondrá que ese día deberás privarte de tu tiempo de disfrute para continuar con tus obligaciones. Uno de los parámetros más importantes y que más variaciones sufre es el pH del agua de la piscina.

El potencial de hidrógeno (pH) es una unidad de medida que indica cuál es el grado de acidez de una piscina. Se expresa con un valor numérico que revela la concentración de iones de hidrógeno que hay en la disolución. El nivel de este parámetro debe situarse entre el 7’4 y el 7’6 en una escala de 0 a 14. 

Por consiguiente, cuando el agua se encuentra en 7 es neutra, cuando se sitúa por debajo es ácida y cuando lo supera es básica o alcalina.

Inconvenientes de tener un pH alto en la piscina

Al producirse alguna modificación en los niveles de pH de una piscina, tanto la infraestructura como los usuarios de la misma son quienes sufren las consecuencias. Por este motivo, lo mejor es detectar cualquier variación que haya podido sufrir el agua de la piscina cuanto antes. Para ello, es necesario estar atento a los cambios que se originan en el agua y que se perciben a simple vista.

Así, la primera pista de que algo no va bien te la puede dar el color del agua de la piscina, puesto que cuando el pH de la piscina aumenta, el agua se vuelve más blanquecina. Además, en algunas ocasiones también se forman incrustaciones en la instalación.

No obstante, aunque no te has dado cuenta de estas señales, al meterte en el agua no tardarás mucho tiempo en darte cuenta de que algún parámetro de la piscina se ha desajustado. Un incremento del valor del pH, además de reducir el efecto desinfectante del cloro, irrita y reseca la piel.

El aumento del pH en una piscina no suele provocar grandes problemas, pero hay que corregirlo igualmente. Estos son algunos consejos sobre cómo bajar el pH de la piscina:

Menos exposición al sol

Los rayos solares favorecen la evaporación del agua y aceleran la disolución del cloro en ella, lo cual supone un incremento del pH. Si ya es tarde para cambiar la ubicación o la orientación de la infraestructura, puedes impedir la radiación solar en el agua utilizando un cobertor para piscina.

Menos volumen de agua

Cuanto menor es la cantidad de agua que contiene el vaso, mayor es el nivel de pH. Por ello, para lograr reducir el pH de la piscina será necesario añadir más cantidad de agua.

Calentar el agua

Subir la temperatura del agua de la piscina acelera la disolución de las sustancias químicas que afectan al nivel del pH provocando el incremento de este.

Movimiento del agua

Este factor también afecta a los diferentes parámetros del agua de la piscina. Si una piscina tiene mucho uso o en un momento puntual es utilizada por varios usuarios, su nivel del pH aumentará de forma natural. Por tanto, si no usas tu piscina con frecuencia o la actividad que realizas en ella no requiere una gran agitación del agua, no es necesario que tengas en cuenta este condicionante.

Cloro en tableta

Cada formato de cloro afecta de una manera diferente al nivel del pH. El cloro en tableta contribuye a la reducción del pH de la piscina, mientras que el formato líquido lo aumenta y el granulado lo mantiene neutro.

Reductor de pH o bisulfato de sodio

Verter cualquiera de estos dos productos químicos te servirá para aminorar el nivel de pH de tu piscina.

Cómo subir el pH de una piscina

Por el contrario, si lo que necesitas saber es cómo subir el pH en una piscina, debes realizar las pautas opuestas a las que se han explicado: airear el agua removiéndola o vertiendo chorros con una manguera, la prolongada exposición de la piscina al sol, usar cloro líquido y echar bicarbonato de sodio o un incrementador de pH son algunos de los pasos que puedes llevar a cabo para conseguir aumentar el pH de tu piscina.

Otros artículos relacionados al mantenimiento de tu piscina

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.